Si has decidido recurrir a un tratamiento de fotodepilación para olvidarte definitivamente del vello, te aconsejamos que primero, te informes de los distintos tratamientos y técnicas que actualmente existen en el mercado, y elijas cuidadosamente la más eficaz y segura, ya que algo tan valioso como tu cuerpo lo merece. Actualmente están emergiendo una gran cantidad de empresas cuyos resultados dejan mucho que desear. No todas las máquinas que se utilizan en fotodepilación son iguales.

Peluquería KANDINSKY y Depilclub certifica y garantiza que todas las máquinas que utiliza cumplen las normas vigentes y están homologadas por la CE. Asimismo, actualizamos constantemente nuestra aparatología, usando la tecnología más moderna del mercado.

NEODEPILACIÓN Avanzada.

Es un concepto patentado por Depilclub, que consiste en la aplicación mixta de Luz pulsada estética (APL) y Láser. Permite Cubrir un amplio rango de fototipos de piel y asegura en un elevadísimo porcentaje el éxito en el tratamiento de la eliminación del vello.

Láser NEODIMIO-YAG para NEODEPILACIÓN

Es un láser basado en la capacidad de penetración en los tejidos y la captación selectiva de melanina del folículo piloso mediante parámetros de longitud de onda idónea, 1064 nm., energía y frecuencia de impulsos, según tipología y color de pelo. Este láser, controlado por microprocesador, permite, en el tratamiento de la fototermólisis, un amplio margen de ajustes para un óptima eficacia en distintas coloraciones de pelo, grosor y profundidad; por sesión se obtiene una significativa reducción del vello en fase anágena, sin que se produzcan efectos de absorción en los tejidos adyacentes.

Luz pulsada estética para NEODEPILACIÓN

En febrero de 2000, la FDA (Food and Drug Administration) americana aprueba la LPI como una tecnología válida para la eliminación permanente del pelo. La APL es más efectiva con diversos tipos de vello exceptuando el vello cano, que no puede eliminarse con ninguno de los dos métodos.

Antes del tratamiento: La longitud de onda se ajusta según el contenido en melanina del pelo diana y del tejido circundante. La APL alcanza de forma precisa el folículo piloso sin dañar la epidermis. Durante el tratamiento: parte de la energía de la APL se absorbe por el pigmento del pelo, elevándose la temperatura y generando calor hacia el folículo. Otra parte de la energía atraviesa la dermis y es absorbida directamente por el bulbo. Gracias a esta sinergia, específica y exclusiva de la APL, permite dañar irreversiblemente la mayor parte de las células germinativas responsables del crecimiento. Después del tratamiento: El pelo dañado se elimina mediante un proceso fisiológico natural, dando como resultado una depilación de larga duración.